Una actividad muy recomendable para hacer en familia con niños mayores de 6 años (para que puedan andar un poco y estar en silencio en el bosque de noche junto a sus padres) es ir a escuchar a los ciervos cuando están en celo.

Los ciervos son animales polígamos, es decir, que tienen varias parejas. La berrea es el periodo de celo de los ciervos y tiene lugar entre mediados de septiembre hasta mediados de octubre. Durante esta época tiene lugar una lucha (a veces solamente con berridos, otras veces también físicamente) en la que los machos intentan conseguir un grupo de hembras para aparearse con ellas. Si hace mucho calor, la berrea es más corta que si hace más frío, ya que los machos hacen mucho ejercicio físico corriendo, berreando y luchando y necesitan de temperaturas otoñales para no cansarse.

En España y Portugal la especie se encuentra en expansión por lo que es posible ir a ver y escuchar la berrea en todas las comunidades autónomas, exceptuando las islas. Os recomendamos visitar reservas naturales o lugares en los que organicen actividades para escuchar la berrea, así os aseguraréis el contacto con estos mamíferos. En estas actividades las familias suelen quedar en un punto de encuentro con un guía que les explica como son los ciervos, de qué se alimentan, qué tamaño tienen, cuáles son sus costumbres, etc. Una vez la descripción del animal ha sido realizada se dirigen a un punto de observación a pie o en coche. Normalmente son puestos de vigilancia o escondites fotográficos que están en los claros de los bosques. Las personas deben estar en silencio. A medida que se va oscureciendo la tarde, se empiezan a escuchar los berridos de los ciervos, primero más tímidamente y, poco a poco, los machos se van animando, hasta que los podemos oír bastante fuerte y podemos escuchar como varios ejemplares se llaman a la vez. Aunque es una actividad que se puede alargar muchas horas, normalmente se realiza de 19.30 a 21.00, luego ya es demasiado oscuro para ver nada y los niños acostumbran a tener hambre y sueño.

Consejos:
• Los machos de ciervo en celo pueden ser peligrosos, por lo que se recomienda no aproximarse (aunque no hay que preocuparse mucho, ya que si oyen ruido huirán).
• Se recomienda vestir con colores discretos para pasar desapercibidos y no asustarlos.
• Permanecer en silencio e interferir lo menos posible con la actividad de la fauna.
• No utilizar perfumes ni desodorantes. El olfato y el oído son los sentido más importante de los animales.
• Los mejores momentos del día para ver ciervos son el crepúsculo y el amanecer. De noche es fácil oírlos, pero si también queréis verlos, aprovechad estos momentos.
• Utilizar prismáticos o un telescopio terrestre para poder ver mejor los animales.
• Acercarse a la naturaleza con los niños puede ser divertido y pedagógico, pero a veces es difícil ver animales porqué muchos animales no quieren ser vistos. La primera regla de los observadores de naturaleza es que muchas veces vuelves a casa sin haber visto el animal que buscabas. Pero durante estas semanas los ciervos son bastante visibles por lo que es una gran oportunidad para ver animales salvajes de gran tamaño con éxito.

 

ven a escuchar la berrea de los ciervos

 

Si te gustan este tipo de actividades probablemente te interesará leer el artículo sobre “como hacer una casita para pájaros correctamente“, que también es apropiado para hacer con niños.