En este artículo explicaremos cómo hacer un estanque en el jardín de casa (o en el patio de la escuela) y el porqué las charcas o las balsas son importantes para el ecosistema, el medio ambiente y la sostenibilidad.
Muchos animales y plantas dependen de los estanques, tanto temporales como permanentes, pero también muchos otros animales del entorno acuden a las albercas para buscar agua o alimentarse de sus habitantes.
Actualmente, el cambio climático provoca que haya periodos de sequía más largos. Además, la evolución de la agricultura ha hecho que se hayan abandonado de muchos aljibes que hacían los agricultores para abrevar los rebaños, perdiéndose estas balsas de agua. Y finalmente, el incremento demográfico ha hecho que se construyera sobre zonas de humedales.

Por tanto, construir un estanque es una muy buena idea para ayudar a repoblar y mantener la flora y la fauna de nuestro entorno. Pero además las balsas también nos aportan más factores positivos:
• Los estanques son un elemento que aporta tranquilidad y es ideal en una zona de descanso.
• La localización de una alberca junto al huerto también es un elemento útil, ya que la masa térmica puede regular la temperatura de alrededor creando un microclima.
• Los estanques son una buena herramienta para enseñar las ciencias naturales y atraer a los niños a la naturaleza.
• Construir la alberca con la ayuda de los niños es una manera de implicarlos en un proyecto, construir es siempre el 50% de la diversión (esto lo decimos siempre a las familias que compran columpios y no están acostumbradas a hacer el montaje).

Cómo hacer el estanque

Hay diferentes maneras de crear un depósito de agua para tu jardín.

Comprar bases prefabricadas: Es la opción más económica para los que tienen poco espacio y son fáciles de montar. Solo hay que hacer el agujero adecuado para el tamaño de la estructura y tener el suelo bien nivelado. Son estanques con mucha pendiente, más apropiados para poner peces que para tener anfibios, así que te recomendamos colocar una rampa de madera para facilitar que los animales puedan salir con facilidad.

Estanque con base prefabricada, ejemplo en un jardín

Hacer el estanque de hormigón: Si tienes conocimientos de albañilería, se puede hacer una alberca de hormigón de tamaño pequeño o mediano. La puedes hacer con la forma y tamaño que más te guste.

Si tienes un suelo arcilloso, puedes hacer un estanque simplemente haciendo un agujero en el terreno, ya que este tipo de tierra, de forma natural retiene el agua. Es la manera natural de hacer un depósito de agua y te ahorras posibles agujeros o filtros de los materiales artificiales. Los jabalís (por ejemplo) son expertos en rebañarse en los charcos de agua y muchas veces crean unas piscinas de agua donde los sapos y otros animales van a poner sus huevos.

Hacer el estanque con lona: Se compran lonas de caucho de etileno propileno dieno o EPDM (Etileno Propileno Dieno tipo M ASTM) que son pesadas pero flexibles. Puedes hacer la forma que quieras. Se hace el agujero y luego se despliegan las lonas por toda la superficie. Se recomienda que la pendiente máxima que debe tener el estanque sea del 30% para facilitar que los animales entren y salgan del agua. Los pasos a seguir para hacer el estanque con lona son los siguientes:

  • Una vez se ha escogido el lugar donde se hará el estanque, se deben marcar los contornos y hacer el agujero.
  • Una vez se ha hecho el agujero, se debe limpiar toda la superficie para que no haya rocas ni raíces que pudieran dañar la lona que se pondrá.
  • Calcular la lona necesaria que se debe poner a partir de la siguiente fórmula:
    Longitud de lona = Largo máximo del charco + 2 veces la profundidad máxima + sobrante para barrera capilar.
    Ancho de la lona = Ancho máximo del charco + 2 veces la profundidad máxima + sobrante para barrera capilar.
    Ejemplo: Para una balsa de 5 metros de largo x 3 m de ancho x 1 m de profundidad máxima, la superficie mínima de lona necesaria es de 7 x 5 metros, sin contar la superficie sobrante adicional para formar una barrera capilar (entre 30 a 60 cm por lado)
    Se recomienda una lona de 1,14 milímetros de espesor.
  • Antes de colocar la lona EPDM se recomienda poner una lona geotextil para proteger la lona EPDM, se pueden utilizar periódicos viejos o arena en el fondo de la balsa como sustituto de esta lona geotextil protectora.
  • Se coloca la lona por toda la superficie, la lona debe sobrepasar los límites del agujero del estanque, y ocupar el contorno de esta en unos 30-60 cm. En este margen se deberán poner piedras y arena para disimular la lona. Es importante hacerlo para que el agua de la lluvia no se infiltre por debajo de la lona, ya que se crearían bolsas de agua.
  • Llenar de agua la alberca.
  • Dos semanas después se pueden plantar las plantas acuáticas.
  • Los animales, sobre todo los insectos, deberían venir a los pocos días (nadadores de espalda, libélulas, zapateros, etc.).
Impermeabilización de la cubeta del estanque utilizando lona y ejemplo de disposición de plantas en las diferentes zonas del estanque
Impermeabilización de la cubeta del estanque utilizando lona y ejemplo de disposición de plantas en las diferentes zonas del estanque

Profundidad
La profundidad mínima del estanque es de 60 cm. Suficientes para que en invierno, en caso de helarse el agua de la superficie los animales puedan seguir nadando debajo. En verano cuando hace mucho calor, los animales también se refugian en las profundidades donde el agua está más fría. Cuanto más grande es la laguna más profunda debería ser.
Si el estanque tiene 3-5 metros, la profundidad debería ser de 60-80 cm.
Si el estanque tiene entre 5 y 15 metros, la profundidad debería ser de 80 a 100 cm.
Si el estanque tiene más de 15 metros, la profundidad debería ser de más de 100 cm.

Forma del estanque

a forma del estanque se puede definir según el gusto de cada uno, pero lo importante es que cuanto más perímetro tenga mejor, por eso las balsas normalmente tienen forma de judía.
Lo más importante es que tenga diferentes niveles para que puedas tener plantas que crecen a diferente profundidad.
También es muy importante que las paredes no tengan una pendiente muy pronunciada, así los animales podrán entrar y salir de la alberca fácilmente. Si esto no es posible se deberán implantar medidas correctoras.

  • Utilizar piedras o troncos o incluso algún tablero de madera alargado para que se pueda utilizar de rampa de entrada y salida a la balsa
  • Utilizar mallas en los extremos de la balsa que permitan la salida de la fauna de su interior
  • En caso de hacer la balsa de lona, que se recomienda que esta sea de alta rugosidad, que permita trepar los anfibios y otros vertebrados sin deslizar pendiente abajo.
Esquema de los tres tipos de aljibes con las soluciones dadas: escalera, rampa de obra o rampa de madera. Dibujo: Martí Rodríguez
Esquema de los tres tipos de aljibes con las soluciones dadas: escalera, rampa de obra o rampa de madera. Dibujo: Martí Rodríguez

Emplazamiento del estanque

Se recomienda que el estanque no esté bajo los árboles porqué que se llenará de hojas rápidamente y la sombra que harán impedirá que crezcan las plantas acuáticas, ya que el sol debería tocar el agua al menos 4-6 horas diarias. Debería ser un lugar tranquilo donde los animales vivan en paz. Finalmente se debe tener en cuenta como se llenará el depósito de agua, idealmente con las aguas pluviales, así se aprovecha el agua que se perdería para crear este ecosistema pero también se puede hacer con agua del pozo, del grifo o incluso combinándolas.

Si pones alrededor troncos, piedras y las plantas, los animales podrán esconderse, buscar alimento fuera de la balsa y crearás un entorno más amigable para los animales que se acerquen a tu punto de agua.

Cerramiento perimetral

Si el estanque tiene unas dimensiones considerables y puede representar un peligro para la fauna doméstica o para las personas, se debería hacer una valla que impida el acceso de estos a la zona. Ahora bien, debe hacerse permeable a los animales pequeños, ya que no debería ser una barrera infranqueable para los animales que pretendemos que vengan a habitarla.

Dónde conseguir los animales y plantas

En cuanto a la población del estanque con animales y plantas, lo más importante es no poner peces. Si hay peces, no habrá muchos otros vertebrados e invertebrados porque serán depredados. Los peces son el recurso más fácil, pero son el error más común. Muchas veces se colocan pensando que así se evitarán los mosquitos, pero esta tarea la pueden hacer perfectamente los anfibios.
Nuestra recomendación es apostar por plantar y poner plantas y animales autóctonos del área donde debe estar el estanque. De este modo, muchos de los animales y plantas vendrán por sí mismos. Si se quiere acelerar el proceso, se deben coger con cuidado ejemplares de lagunas o balsas cercanas pero cuidando de no despoblarlas.
Por ejemplo, es preferible coger unos cuantos renacuajos que no una rana. Las plantas se pueden comprar en los viveros comerciales. Recuerda que siempre es recomendable tener plantas y animales autóctonos.
Algunos autores recomiendan no llevar animales que estén más alejados de 10 km para evitar propagar infecciones de hongos que afectan a las poblaciones locales de anfibios.

Estas son algunas de las plantas que se pueden poner en las balsas:

Al margen:
Lirio amarillo (Iris pseudoacorus)
Junco de laguna (Scirpus lacustris)
Carrizo (Phragmites australis)
Boga / Balca (Typha sp.)
Bova borda o espargani (Sparganium erectum)

Dentro del agua:
Melocotonero anfibia (Polygonum amphibium)
Ranúnculos (Ranunculus Subg batrachium)

Calendario preferente de actuación

La mejor época del año para hacer un estanque es en otoño y en invierno, ya que los procesos biológicos se encuentran atenuados. Con el frío muchos animales se esconden y las plantas soportan mucho mejor el transplante. Lo que se debería evitar es hacerlo en el mes de febrero ya que hay especies de anfibios que empiezan la cría. Por lo tanto los meses recomendados son de octubre a enero.

Mantenimiento

Hay que procurar que la balsa tenga siempre agua. En verano es cuando hay más evaporación y por lo tanto es más fácil que baje rápidamente el nivel del agua. Posibles soluciones son construir el estanque en un lugar donde lleguen las aguas pluviales o aprovechar el riego del jardín para que también riegue la balsa y ,por tanto, vierta el agua dentro.
Hay que mantener a raya las algas, ya que a menudo los estanques nuevos tardan en equilibrarse. Si las algas tapan toda la superficie del agua, los animales no podrán vivir. Una forma de solucionar el problema es que haya plantas acuáticas que regulen las algas naturalmente. A corto plazo podemos extraerlas manualmente o lanzar un haz de cebada al agua.
Normalmente, el problema del exceso de algas en el agua ocurre cuando suben las temperaturas. En invierno, en cambio, la vida en el estanque se apaga y no es necesario estar muy pendientes.
Como ya hemos comentado, si evitamos instalar la balsa bajo los árboles, no tendremos que sacar las hojas, que es un trabajo pesado y periódico. Las raíces de los árboles son capaces de agujerear las lonas, así que también es un buen motivo para no acercar el estanque a los árboles.

Valores pedagógicos

Un estanque en el jardín, en el huerto o en el patio de la escuela es un elemento que aporta muchas herramientas para el aprendizaje de los niños. A lo largo del curso la balsa irá cambiando su aspecto y tendrá presencia de diferentes animales. Existen recursos pedagógicos publicados para ayudar a la comunidad educativa a usar el estanque como eje de un proyecto educativo.

Enlaces de interés y fuentes de información

Hemos aprendido muchos de los trucos para hacer un estanque de dos fuentes:

Gisela Mir Viader y Mark Biffen de Phoenicurus Permacultura

El libro: Camprodon, J.; Guixé, D; Soler-Zurita, J. 2012. Espais Urbans.
Manual de gestió d’hàbitats per a la fauna vertebrad
a. Diputación de Barcelona y Obra Social “la Caixa».

También puedes consultar el artículo de nuestro blog sobre cómo hacer una casita nido para pájaros. Un estanque será un buen abrevadero para los pájaros, así que son dos actividades muy complementarias.