Todos tenemos recuerdos de cuando éramos pequeños y jugábamos en un arenero. Tocar la arena con las manos, construir carreteras, poner agua a la arena y hacer barro. Qué momentos tan agradables pasamos jugando en un arenero.

Jugar es aprender, y en un arenero se aprenden muchas cosas.
areneros con tapa de plástico de smobyEl comportamiento de los líquidos es muy diferente al de los sólidos, por ello si queremos que las experiencias del niño sean las más amplias posibles, no podemos privarlos del placer de jugar y experimentar con el agua, metiéndolo dentro de la piscina, la playa etc., llenando recipientes con distinta cantidad, poniendo colorantes para que cambie de color, haciendo que toquen agua a distinta temperatura, juegos con una manguera, experimentado con objetos que floten o se hundan, trasvasando agua de unos recipientes a otros etc.
El juego con barro no sólo es divertido para el niño, sino también instructivo. Tiene una consistencia diferente a los juguetes sólidos, pero tampoco es un líquido, puede darle la forma que desee y cambiar su consistencia añadiendo más o menos agua.
Otro elemento natural muy enriquecedor para el niño es la arena; este material es un sólido que se comporta como un líquido. Los areneros se están imponiendo en los parques infantiles. Su uso es muy apropiado también en el centro escolar, siempre que se disponga del sitio y espacio adecuados. Para jugar en el arenero son indispensables, cubos, palas, rastrillos, moldes etc.
Finalmente,  hojas, piedras y otros elementos que pueden encontrar en la calle, permiten al niño reconocer diversas formas y texturas. Además pueden clasificar los objetos encontrados y realizar experimentos simples con ellos.

En un arenero jugaran con las hojas, las piedras, la arena, el barro, el agua… todo en un cajón de arena.

Los areneros ayudan a despertar la creatividad de los niños. Con la arena pueden construir castillos, carreteras, acueductos.

Jugar en la arena estimula la motricidad fina. La motricidad fina es el tipo de motricidad que permite hacer movimientos pequeños y muy precisos. Como por ejemplo la capacidad de escribir, de tomar un alfiler con los dedos etc. La motricidad fina se adquiere poco a poco, los niños la van desarrollando desde una corta edad. Cuando tienen los 6 meses comienzan a tomar cosas más pequeñas que sus manos, y esto se sigue desarrollando hasta que esta motricidad fina termina su rápido desarrollo cerca de los 6 años cuando el desarrollo es más lento hasta perfeccionarse.

Como hemos visto, es muy importante para los niños que tengan un arenero. Ahora simplemente tienen que escoger el que mejor se adapte al lugar donde lo tengan que poner.

En nuestra sección de areneros encontrará una gamma amplia de areneros de diferentes formas, tamaños y materiales.

No es imprescindible, pero si es muy útil que el arenero tenga tapa (sea de lona o de madera). A los gatos les encanta ir a los areneros, y no precisamente a jugar como a sus niños.

la lona de los areneros es muy importante

arenero con tapa para protegerlo de los gatos
La mayoría de areneros de uso doméstico tienen una lona geotéxtil para poner en la base para que no se pierda la arena y no este tan húmeda como la tierra de su jardín.

lona geotextil para los arenerosSi son una escuela, tenemos un arenero homologado para uso público:
areneros para parques infantiles

Una vez tengan claro qué arenero quieren comprar, viene la pregunta del millón. ¿Dónde puedo conseguir la arena para mi arenero?

La arena es un material que tiene mucho volumen, mucho peso y a la vez es muy económico. Esto lo hace muy malo para su transporte ya que normalmente cuesta más el transporte del producto que el mismo producto.  Contactan con nosotros mucha personas que quieren conseguir arena y tenemos para ellos dos soluciones:

– Pueden ir a una tienda de la construcción, la más cercana a su residencia, y preguntar si tienen arena que no tenga cal, simplemente arena de rio o de playa limpia. Por muy pocos euros podrá comprar sacos llenos.

– Hay familias que viven en la costa, que simplemente van a la playa, llenan uno o dos sacos y ya tienen la arena. Queda un poco, raro decirlo, parece como si estuvieran robando. En las playas de Barcelona por ejemplo, cada año los ayuntamientos compran toneladas de arena para rellenar sus playas, para que en verano puedan estirar la toalla los bañistas. En otoño o en invierno, cuando hay algún temporal, se lleva toda la arena y al año siguiente deben volver a rellenarlo. Así que si van en septiembre, que todavía hay, pueden “robar” arena de la playa con la conciencia más tranquila, ya que la temporada a pasado y el mar se llevará la mayor parte de la arena de la playa.

Finalmente, nuestra recomendación final, cuando sus hijos sean mayores. Lo mejor que puede hacer con su arenero es convertirlo en una jardinera.

arenero jardinera