Hemos encontrado un artículo hehco por Aure Farran y publicado en el diario Ara que nos ha parecido muy interesante. Lo hemos traducido y colgado en nuestro blog. Este artículo está relacionado con otro que colgamos la semana anterior, sobre si los parques infantiles eran demasiado seguros.

Cuando la recomendación se hace norma

La Unión Europea tiene una normativa sobre las áreas de juego infantil que recoge los requerimientos de seguridad generales y específicos para determinados elementos de juego (columpios, toboganes, tirolinas y mecedoras) así como para su instalación, inspección, mantenimiento y uso. Y una norma relativa a las superficias absorbedoras de impacto de las áreas de juego. Estas normativas son de carácter voluntario y los estados miembros no están obligados a cumplirlos. Básicamente se fundamentan en una norma alemana que impone un criterio muy estricto y eficaz de control y homologación, y que regula aspectos como por ejemplo la accesibilidad de las áreas de juego, la protección contra las caídas, la alzada de los juegos, los ángulos de las piezas, etc.

Los parques catalanes

En el ámbito estatal, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) trabajó el tema de los parques infantiles y elaboró la norma UNE 147103 sobre planificación y gestión de parques y áreas de juego al aire libre. En lo autonómico, algunas comunidades, como Andalucía, han legislado específicamente sobre parques infantiles, en Catalunya, no existe ninguna legislación específica, aun cuando muchos municipios aplican una a partir de la normativa europea. Es el caso de la ciudad de Barcelona -con cerca de 750 parques- , dónde aplican las recomendaciones como norma. El año 2006 se hizo la primera edición de la Encuesta de condiciones de vida y hábitos de la población, en qué los parques infantiles recibieron un aprobado justo. Falta ver si mejora la nota en la segunda edición del estudio que se está elaborando este semestre.

toboganes y columpios

¿Estamos haciendo niños asustadizos?

Estas normativas buscan hacer de las áreas de juego infantil lugares más seguros, pero hay algunas voces que cuestionan la sobreprotección de los niños. La doctora en psicología y pedagoga Maria Jesús Comellas asegura: “Generamos criaturas ansiosas porque no se acaba de entender la actitud de la gente adulta. Que haya parques más seguros es bueno porque se ha reducido muy la siniestralidad infantil. Pero a partir de aquí hace falta ver como los acercamos a los parques y como nos comportamos con ellos. Los padres se pasan el día diciendo “Cuenta que caerás”, “No subas aquí que te harás daño”, etc. No dejamos ensuciar la chiquillería ni que corra el riesgo de hacerse torcidas y darse golpes y con esto estamos generando criaturas muy inseguras”. Comellas ve bien reducir riesgos potencialmente peligrosos pero se pregunta “¿cómo es que los protegemos tanto de pequeños y después a los 13 años los dejamos salir de fiesta por la noche?”. La pedagoga defiende que las criaturas “han de experimentar más y los adultos deben darlos seguridad”. “La autoestima se consigue dándolos seguridad y no sobreprotección”, concluye.

Otros profesionales, en cambio, no acaban de entender en qué puede ayudar a la maduración de una criatura el hecho de jugar en un entorno menos seguro. El doctor en pediatría Carlos González asegura que los parques infantiles empiezan a estar bien ahora, puesto que hace 15 años eran peligrosos. “No creo que aporte nada a su educación y su bienestar futuro que los niños se rompan una pierna. Suponiendo que caer sea educativo, es suficiente haciéndolo sobre una superficie blanda. Los parques de hoy han mejorado mucho pero todavía hay que preservan antiguas estructuras de hierro o suelos hechos con arena y piedras”.

González no comparte el parecer del que afirman que las áreas de juego de hoy son más aburridas. “Yo las veo cada vez más divertidas, con elementos más estimuladores y diferentes. Antes sólo había 4 hierros”. El pediatra insiste que para la formación de los niños lo importante es jugar “y esto se puede hacer en cualquier lugar, incluido el parque”.

columpios y toboganes