¡Hoy hacemos pompas de jabón! ¿Has pensado que a veces los más pequeños se divierten con las cosas más sencillas? En este artículo te damos una idea para que jueguen solos, en grupo o en familia y que pasen un rato de lo más divertido y entretenido sin ninguna complicación: haciendo pompas de jabón.

Todo el mundo sabe hacer pompas de jabón y seguramente la manera más fácil de hacerlas es que vayas a comprar un bote con el preparado para hacer las pompas y la anilla por la que soplar. Pero ¿qué pasa cuando el líquido que hay dentro de estos botes se acaba? ¿Por qué las pompas de jabón caseras no duran tanto como las del bote que compramos y se revientan en seguida? ¿Quieres jugar a hacer la mejor pompa? Te ayudamos.

Para empezar necesitas el espacio ideal para hacer unas buenas pompas. No necesita muchos requisitos, bastará con que no haya corrientes de aire, que no pegue la luz del sol directamente y que no sea un ambiente muy seco (cuanta más humedad, mejor). Ahora que ya tienes controlado en qué espacio vas a hacer la pompa más grande de todas, vamos a por el material. Lo más básico a la hora de hacer pompas de jabón es, evidentemente, el jabón. Necesitarás un jabón lo más viscoso posible y que se diluya fácilmente con el agua. El de lavavajillas es el ideal. Luego, el agua. Quizá te parecerá absurdo, pero no todas las aguas sirven para hacer pompas de jabón. La que te garantizará unas buenas pompas es el agua destilada. Esto sucede porque el agua destilada no contiene ningún mineral que pueda romper la estructura de la pompa, y le da mucha más estabilidad.

Como hacer pompas de jabón paso a paso

Mezclar el jabón con el agua destilada también es otro arte. Para un resultado óptimo haz una mezcla de 1 parte de jabón por cada tres de agua. Es decir, si vas a hacer un litro de líquido para hacer pompas, échale un cuarto de litro de jabón de lavavajillas y tres cuartos de litro de agua (destilada, ¡acuérdate!). Mézclalo todo bien hasta que el jabón quede totalmente incorporado en el agua pero mucho ojo con la espuma. Contra más espuma generes, peores pompas harás. Así que mézclalo suavemente y con cuidado. Si te queda una mezcla sin nada de espuma lo habrás hecho genial. Y ahí va nuestro truco: cuando ya tengas la mezcla hecha, añádele un chorrito de gomina para el pelo. Tampoco mucho, un chorro pequeño, lo justo. Esto le aportará firmeza y más elasticidad, lo que dará a la pompa más resistencia y será más difícil de que se rompa.

Quizá este plan sea una muy buena opción para improvisar un domingo por la tarde de esos de lluvia. Pero si además lo puedes preparar con un poco de tiempo, podrás dejar reposar el agua y el jabón (y la gomina). Y eso será aún mejor, porque si reposa te quedará una mezcla mucho más homogénea y harás unas pompas de jabón aún mejores.

Como hacer las mejores pompas de jabón paso a paso

Ahora ya lo tienes todo listo para empezar a hacer pompas. Si quieres hacer pompas pequeñas utiliza pajitas o algún objeto en forma de anilla que tengas por casa con un diámetro reducido. Si prefieres hacer pompas gigantes, utiliza algo con un diámetro muy grande! Sea del tamaño que sea, debes sumergir bien la anilla en la mezcla antes de empezar a hacer pompas, para que se impregne de ese líquido viscoso y la pompa no se rompa cuando la sueltes. Podrás hacer pompas y lanzarlas al aire y jugar a ver qué pompa llega más arriba o aprovechar alguna superficie lisa de tu casa, humedecerla con la misma mezcla y montar pompas encima de ella. Esa es una buena idea jugar a hacer pompas una dentro de la otra hasta que estallen. Incluso podéis separar la mezcla en distintos recipientes y echar en cada recipiente un poco de colorante líquido de colores distintos y hacer pompas de diferentes colores. Deja volar tu imaginación y haz las pompas tan originales como se te ocurra!

Como ves jugar a hacer pompas es mucho más que coger el jabón de manos de casa y mezclarlo a ojo con un poco de agua del grifo. Si sigues estos pasos puedes hacer verdaderas obras de arte con solo un poco de agua y jabón. Crearás tus diseños, experimentarás con texturas, colores y formas y pasarás un buen rato divirtiéndote con los reyes de la casa. Eso sí, tened precaución de no resbalar. Unos papeles de periódico en el suelo bastarán para absorber el líquido viscoso (y muy resbaladizo) que se irá acumulando en el suelo a medida que las pompas estallen. Con estos consejos, ya lo tenéis todo listo para empezar una tarde de diversión asegurada, que disfrutéis de vuestras pompas!