Juegos al aire libre | El blog de TOPLUDI

Especialidades en juegos de jardín y juegos infantiles para particulares y profesionales.

Diferentes suelos de caucho para la seguridad de un parque infantil

Diferentes suelos de caucho para la seguridad de un parque infantil: ¿qué son las losetas de caucho? ¿Qué es el caucho continuo? ¿Qué diferencias hay entre los suelos de seguridad de EPDM, SBR o Encapsulado? ¿Qué grosor deben tener? En este artículo vamos a dar respuesta a todas estas dudas que surgen habitualmente para que te sea más fácil decidir qué suelo es el mejor para tu parque infantil.

Según la normativa vigente, los parques infantiles de uso público o comercial deben tener una superficie blanda para absorber el impacto en caso de caída de los niños. Si la superficie donde vas a instalar el parque infantil es una superficie de arena o césped, no es necesario que instales un suelo de caucho. Si la superficie donde vas a instalar el parque infantil es dura, como por ejemplo hormigón o cemento, entonces sí estás obligado por normativa a instalar un suelo amortiguador. Es muy importante que tengas en cuenta que para instalar un suelo de caucho es básico que haya una solera de hormigón o un suelo duro. El caucho NO se puede instalar sobre superficies de césped, tierra, arena, etc.

El siguiente paso es definir el grosor del caucho. El grosor de caucho dependerá fundamentalmente de como sea el parque o los juegos que vayas a instalar sobre esta superficie. Cada juego y cada parque infantil tienen un parámetro que marca el grosor que debe tener el suelo de caucho que haya debajo. Este parámetro es lo que llamamos Altura de Caída Crítica. La altura de caída crítica es la altura más alta del parque desde la que un niño puede caerse al suelo. Contra más alta sea esta altura, más grosor de caucho necesitarás. A continuación te enseñamos la relación de grosor del caucho en función de la altura de caída crítica:

El espesor del caucho varía desde los 20 a los 140 milímetros. Es cierto que estos valores no son absolutos, ya que otras variantes como la situación geográfica o la climatología pueden variar estos grosores indistintamente de la altura de caída crítica del parque.

Para salvar este grosor puedes aplicar tanto losetas de caucho como caucho continuo. Pero, ¿en qué se diferencian?

Las losetas de caucho son placas de suelo amortiguador que pueden ser de tres medidas distintas: 50 x 50 centímetros, 100 x 50 centímetros e incluso de 100 x 100 centímetros (1 metro cuadrado). El espesor de estas losetas variará según el cuadro anterior y los factores que hemos explicado. Las losetas de caucho se instalan pegándolas directamente al suelo duro con el adhesivo que recibirás con tu pedido. El proceso de instalación es fácil y puedes hacerlo tú mismo cuando recibas el pedido. Si el perímetro del espacio a cubrir con losetas es irregular y tiene ángulos y esquinas, podrás cortar fácilmente la loseta con la forma que sea necesaria para acoplarla a la forma exacta. Para cortar las losetas puedes servirte de un cúter o una pequeña sierra.

Las losetas de caucho se hacen en serie, y la disponibilidad de colores es más limitada que el caucho continuo. Sin embargo instalar losetas supone la ventaja que podrás hacer la colocación tú mismo y por lo tanto ahorrarás costes de instalación y mano de obra.

El caucho continuo es otro tipo de superficie amortiguadora. Su grosor también se rige por la altura de caída crítica de los juegos que vayas a instalar, igual que las losetas. La diferencia entre las losetas y el caucho continuo radica básicamente en estos tres atributos: mucha más oferta de colores, acabado compacto y con menos juntas (y menos notables) y posibilidad de crear formas y dibujos en el pavimento.

El caucho continuo es un suelo amortiguador que requiere instalación por parte de personal especializado. En función del grosor que requiera el suelo, se instalará una primera capa de caucho sin teñir que ocupará buena parte del grosor necesario. La instalación requiere que el operario compacte los granos de caucho entre ellos y les dé el grosor necesario. Una vez compactada la primera capa, se vierte la segunda y última capa, más fina que la primera y cuyo principal objetivo es dar el color deseado a la superficie. Es en este momento cuando se puede dividir el espacio total en zonas con formas determinadas, y cubrir cada uno de estos espacios para que el diseño sea con formas y colores distintos.

Una vez finalizado el proceso de secado quedará un suelo homogéneo que dará la sensación de estar fabricado de una sola pieza. Te recomendamos que durante el proceso de secado instales unas vallas trasladables para proteger todo el caucho. Eso es importante para que no entren personas o animales y pisen o estropeen la instalación del caucho antes de que seque por completo.

Más allá del formato de losetas o de pavimento continuo, el suelo amortiguador reglamentario puede ser de distintos materiales, y estos darán unas características u otras al resultado final. Las variaciones de material empleado para el pavimento darán más o menos densidad al acabado final, y afectarán sobre todo a las opciones de color que ofrezca el material.

SBR

El pavimento de caucho SBR está fabricado gracias al reciclaje y la reutilización del caucho convencional. Son gránulos de caucho que provienen, por ejemplo, de neumáticos de camión reciclados. Estos desechos se reciclan, se trocean en granos pequeños y son los que se utilizan para las superficies absorbentes. Es un material más sostenible ya que no requiere la utilización de materias primas, sino que se obtiene de la reutilización de caucho ya empleado anteriormente con otros fines. Los gránulos de caucho se mezclan con resina de poliuretano, que es el material que compactará los gránulos para que una vez seco quede una superficie compactada y uniforme y no se desintegre.

La desventaja del SBR es la variedad de colores. Al ser caucho reciclado, se parte de la base que el caucho es negro. Por eso el proceso de tintado es más limitado: hay una gama inferior de colores y el resultado es un tono más apagado. Con el SBR no podemos conseguir colores vivos, y en la mayoría de casos los colores disponibles son rojo, verde, azul, gris, ocre y, sin teñir, el negro.

El SBR es el material más habitual para fabricar las losetas de caucho. Y en las instalaciones de caucho continuo es el material utilizado para la primera capa de caucho, la más gruesa y que servirá para salvar la mayor parte del grosor que requiera el espacio a cubrir.

EPDM (proceso de encapsulado)

El otro material que también se utiliza como suelo amortiguador es el EPDM (Etileno Propileno Dieno tipo M). El EPDM es un material que se fabrica con materia prima nueva, por lo que no proviene del reciclaje de otros materiales.

Este tipo de superficie se elabora con gránulos de EPDM y resina de poliuretano con el mismo objetivo que el SBR: hacer que cuando el pavimento seque quede uniforme, compactado y sin posibilidad que se desintegre en granitos. El EPDM es un material nuevo. Y esta característica es la que permite la posibilidad de darle el aspecto que el cliente desee en cuanto a color. Los colores que acepta el EPDM tienen un resultado mucho más brillante y vivo que los colores que permite el SBR. El tintado no se hace pintando un material negro como el SBR sino que se hace añadiendo el tinte a los propios granos de caucho cuando se fabrican.

El EPDM se utiliza básicamente para el acabado de los pavimentos de caucho continuo. Mientras que la mayor parte del grosor del pavimento se realiza vertiendo SBR, la capa superior se realiza siempre con EPDM. Solo así se puede logar el acabado que estás acostumbrado a ver en los parques infantiles.

El proceso de instalación del EPDM empieza una vez ha secado la capa de SBR. Es entonces cuando sobre el encapsulado ya seco se delimitan las áreas a cubrir con los diferentes colores. La delimitación se hace con una barrera flexible para que coja la forma deseada. La barrera tiene siempre la altura justa para que, cuando el EPDM se compacte a nivel de la barrera, el grosor de éste más la capa de caucho negro sumen el grosor total del pavimento.

Una vez han secado los dibujos o las formas de colores, se retiran las barreras. En este momento ya solo queda cubrir el resto de pavimento de encapsulado con el EPDM del color principal del suelo amortiguador. Y es este paso el que garantiza el acabado final con juntas muy finas del pavimento.

Al retirar las barreras y verter el EPDM del color principal, éste queda pegado a las formas que ya hayan podido crearse. Cuando todo el pavimento de EPDM haya secado por completo, solo quedarán juntas entre las piezas de colores y el color principal. Estas juntas serán mucho menos notorias que en el caso de las losetas de caucho ya que quedará todo el caucho mucho compactado y unido, y el acabado dará la imagen de que todo el suelo sea de una sola pieza.

Si en cambio lo que quieres es un caucho continuo monocolor sin dibujos ni formas insertadas, el proceso será la instalación de la capa gruesa de caucho negro y después el vertido directo del EPDM del color final encima, sin delimitar ninguna forma ni utilizar ningún otro color.

Para abaratar costes, en muchos casos se puede jugar con el grosor de caucho. Las áreas de seguridad de cada juego requieren respetar el grosor del caucho según la caída crítica del juego. Sin embargo es posible que parte de la superficie de caucho del parque no pertenezca a ninguna área de seguridad de ningún juego. Es en estas zonas en las que se puede disminuir al mínimo el grosor del caucho. De esta forma solo las zonas de área de seguridad tendrán el grosor necesario. El resto será una capa más final, con menos caucho, y más económica. Este proceso solo se puede hacer con caucho continuo.

Como sabes el pavimento amortiguador de caucho garantiza la seguridad de los niños en el parque. Este tipo de superficie absorbe los golpes y las caídas y a pesar de su densidad es flexible y blando. Resiste a la intemperie, a los rayos del sol, la humedad, el frío y el calor. El suelo de caucho, por su propia naturaleza, es antideslizante y drenante de agua, de modo que si la superficie base de hormigón está bien fabricada y nivelada, y dispone de un desnivel para drenar el agua, una vez instalado el caucho no quedará agua encharcada en ninguna parte.

La superficie de caucho es el mejor material para cubrir el espacio de juego que tengas. Ya solo te falta decidir qué juegos querrás instalar encima y que los más pequeños disfruten de horas de diversión en un entorno seguro para ellos.

1 Comentario

  1. Un post muy interesante, muy a tener en cuenta. Gracias por compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *