Los juegos al aire libre pasados por agua, auténticos hits veraniegos, proporcionan un montón de horas de diversión activa en movimiento durante los meses en los que el sol más calienta.

Este verano, las limitaciones de aforo en las playas quizá os hagan desistir de un baño en el mar… pero, para que los peques no se queden con las ganas, los jardines y patios domésticos pueden convertirse en parques acuáticos en 5 minutos, que es el tiempo que cuesta levantar cualquiera de estos hinchables. Crocodile rocks!, Tibugán, Salta & Splash y Happy Bounce! son súper completos, llevan tobogán, cañón de agua, túnel, pared de escalada, zona de saltos, juegos de pelota o aros, canasta de baloncesto…

Otra opción son los toboganes con conexión para manguera, que permiten“regar” la rampa, refrescando a quien se esté deslizando con júbilo por ella. Útiles también el resto del año.

El pasatiempo tradicional que es la rayuela existe en versión hidratada. Por un lado, nueve losetas con tratamiento contra resbalones para montar el circuito clásico u otra combinación. Por otro, un pulsador de pie que, conectado a una manguera (no incluida) dispara chorros desde cada número a mayor o menor altura, dependiendo de la fuerza de la pisada.

¿Y qué decir de este invento? Una serie de contenedores o presas de madera de cedro, con cerramientos, para jugar dejando que corra el agua, y todo lo que flote en ella, o deteniéndola. Con bomba manual para traer el líquido elemento de regreso al recipiente inicial. ¡Tardes estivales en la gloria con AquaFlow!

En casa también puedes recrear ambientes playeros y costeros. Con la casita Lollipop, dotada de un eficiente sistema natural de ventilación para no pasar calor dentro, y la Beach Hut, con un arenero en la base (también disponible por separado). ¡Les parecerá que las olas vienen y van no tan lejos!

En cualquier caso, ¡hay que tener siempre a mano un producto de protección solar! Y desde Sun Bum, ofrecen además de éste, mineral y en spray, hojas con dibujos para imprimir, colorear y hacer collages en vacaciones aquí y aquí.

Por cierto, si estás leyendo estas líneas y regentas un chiringuito, piensa que tu local ganará atractivo, definitivamente, si instalas junto a él un columpio o parque infantil de uso público.

Y para la piscina de tu camping u hotel rural, posibles destinos vacacionales de proximidad idóneos para el veraneo post-Covid, querrás el trampolín de la foto, estos toboganes con un ingenioso sistema que los mantiene mojados, evitando que los usuarios se quemen al bajar, o el Boby, especialmente diseñado para l@s más pequeñ@s. Con cantos redondeados, laterales altos y peldaños antideslizantes. Ante todo seguridad.

Nos despedimos hasta septiembre con Cuaderno de playa (Thule), escrito por Laura Vaqué e ilustrado por Raquel Marín. Un compendio de juegos, ejercicios y actividades para realizar entre zambullida y chapuzón. Por ejemplo, aprender a hacer nudos marineros, dibujar sobre el cuerpo de alguien tumbado, con la crema solar, el esqueleto, tratando de no olvidar ningún hueso…