Cúpulas para piscina: cubiertas en forma de cúpula para protegerte del viento, mantener el agua siempre limpia y bañarte dentro de un espacio cubierto pero ¡al aire libre!

Las cúpulas o cubiertas para piscina son un accesorio para piscinas redondas perfectas para poderte bañar a resguardo del viento que siempre notamos cuando salimos del agua. O para mantener el agua siempre bien limpia. O incluso para bañarte debajo de una suave lluvia de verano mientras las gotas caen sobre la cúpula, y tú te lo miras desde dentro. ¿Quieres una? Pues te explicamos como:

Lo primero que debes tener es una piscina redonda de jardín. Cuidado porque también hay cúpulas rectangulares pero éstas solo te servirán si tu piscina es de la marca EXIT. Sino, olvídate de la cúpula rectangular porque seguro que no te servirá.

Pero si tu piscina es redonda, entonces sigue leyendo este artículo. Tu piscina debería tener un diámetro dentro de los siguientes baremos:

Entre 240 y 255 centímetros de diámetro

Entre 300 y 310 centímetros de diámetro

Entre 360 y 370 centímetros de diámetro

Entre 420 y 435 centímetros de diámetro

Entre 450 y 460 centímetros de diámetro

O entre 475 y 495 centímetros de diámetro

¿El diámetro de tu piscina entra dentro de alguno de estos baremos? ¡Seguimos!

El siguiente requisito indispensable (absolutamente indispensable) es que tengas una piscina con paredes NO RÍGIDAS. ¿Qué significa esto? Pues que tu piscina debe ser de lona (PVC por ejemplo) y debe tener un esqueleto de tubo redondo que sostiene la piscina y le da forma.

Si tu piscina es de paredes rígidas, entonces estas cubiertas no son para ti.

¿Tienes una piscina con estructura de tubos? Genial, continuamos explicándotelo. Aquí viene la parte más técnica. Deberás asegurarte que las patas no tengan un diámetro inferior a 40 milímetros. Y el tubo que forma la anilla superior (el borde de la piscina) no debe tener un diámetro superior a 50 milímetros.

Te aconsejamos que utilices un pie de rey para comprobar estas medidas ;)

Y por último, la altura de la piscina. Tu piscina debe tener una altura entre los 50 y los 130 centímetros. Ten en cuenta que las cúpulas, una vez montadas, tienen una altura suficiente como para que puedas estar de pie dentro o jugar a lanzar pelotas para jugar con tu compañer@ de baño, por ejemplo.

Si tu piscina cumple con estos requisitos, entonces puedes comprar una cúpula y convertir tu piscina casi en un mini Spa al aire libre. ¿Por qué sabes qué? Que aunque tu piscina no tenga calentador, si dejas la cúpula puesta y la piscina al sol, hará un efecto invernadero y el agua de la piscina se calentará sola, ya que mantendrá el calor del sol. Y sí, de verdad: será caaaaasi como un mini Spa en casa.

De todas formas ten en cuenta que la cúpula no permite bañarte todo el año, ya que no está preparada para soportar temperaturas bajas, heladas o tormentas.

Y solo falta explicarte como montar la cúpula a tu piscina. Verás que es un proceso bastante sencillo y bastante rápido. Son 8 fáciles pasos:

Instala un soporte (el eje sobre el que va a girar la cúpula) a cada lado de la piscina. El soporte tiene cuatro puntos de fijación: dos en el tubo del perímetro de la piscina y dos en el tubo de la pata de la piscina.

Junta los tubos más finitos entre ellos hasta formas las varillas largas. Introduce cada una de estas varillas dentro de las fundas de la propia cúpula (como una tienda de acampada).

Mientras alguien aguanta la cúpula plegada en su posición, acopla cada una de las varillas a cada soporte. Repite este paso a los dos lados de la piscina.

Instala los pies especiales en la base de las patas de la piscina. Con estos pies podrás tensar las cintas para ayudar a abrir, cerrar y fijar la cúpula.

Una mitad de la cúpula es la que podrás abrir y cerrar. Cuando la cierres para no bañarte, puedes fijar la cúpula y dejarla del todo cerrada con los ganchos de la cinta.

Así de fácil. Si tienes una piscina que cumpla con los requisitos, ¡ya sabes! Ponle una cúpula y conviértela en un mini spa doméstico.

¿No tienes piscina? Entonces te aconsejamos que visites esta sección de nuestra web en la que verás todas las piscinas de nuestro catálogo que, además de cúpula, incluyen calefactor para graduar el agua de 15 a 40 grados: una experiencia de baño única.